Recetas de mañana

Dicen por ahí que'pa empezar el día no hay como unos corn flakes, eso si, con mucha lechita y si el horno está para bollos en estos tiempos de crisis, puedes agregar algo de fruta pa'que amarre.

Paso 1: Vertir las hojuelas en un plato hondo, disfrutar del chasquido al contacto con el recipiente como una de esas tardes lluviosas, típicas de tu región (si te gusta la lluvia).

Paso 2: Añadir azúcar para endulzar las cosas, así no te sorprenderán los corajes o tristezas durante el día.

Paso 3: Si tienes a la mano fruta, pues métele algo de sabores exóticos. De esta manera elevarás tu ki, te convertirás en un dandy y podrás conquistar a la chica de tus sueños.

Paso 4: Agregar la suficiente lechita bañando bien el contenido. Nota: no te pases de leche porque se pierde la crujiente sensación y eso es inoperable para un buen platillo.

Paso 5: Revolver como albañil la mezcla hasta darle el toque deseado. Probar de vez en vez por si los granulitos azucareros no han muerto en la batalla.

Paso 6: Sentarte en tu cama, buscar los programas estúpidos de mañana y empezar con el festín.
Advertencia: Si notas que tu platote de corn flakes no se ve igual que en la cajita, no te desanimes, la imagen que ves entre lagañas es la puritita mercadomierda haciendo su función. No lo tomes en cuenta y disfruta tu creación.

Buen provecho y empieza el día como un campeón.

Intento

DORMIR UN SUEÑO
Recostada a mi lado con ropas ligeras, enredado entre tus piernas sugerentes y de manufactura curiosa te veo dormir, no quiero despojarme de ese calorcito que emana tu vientre diciendo que las cosas son mejor en compañía. "La felicidad es mejor cuando es compartida" me viene de pronto a la mente. Dichoso es el que experimenta estos ratitos. La noche resbala por la ventana, me aprietas contra tu figura y no me queda más remedio que depositar un beso en tu frente, acariciar el perfil de tu cuerpo y encontrar tu seno desnudo implorando continuar. De a poco voy quitándome lo poco de ropa que me queda, sigues ahí ausente, perdida en un lugar al cual quisiera pertenecer. El sueño ajeno siempre tan tajante, ¿Puedo pasar? te pregunto en silencio. No escuchas, sólo arremetes contra mis ganas burlándote de mi enfermiza inestabilidad con tu respiración tranquila al borde de mi hombro. Suspiro. Soy presa del momento, presa de tu mundo, presa de tus antojos que van y vienen como el tránsito en las calles.

Me levanto, prendo un cigarro, busco entre los cd's, le doy play para enmarcar el momento "You're all i need" se escucha suavemente. Estremece mi mente. Me reflejo en el espejo completamente desnudo, comprendo que soy muy frágil y que tal vez no soportaré el desenlace, los ojos se entibian con los recuerdos. ¿Cuántos serán capaces de redimirse ante lo inevitable?, sólo los que van de allí para allá por la vida sin asomarse a lo profundo, le temen, son cobardes sin remedio –pienso-. Muere el cigarro contra el cenicero, contemplo desde la ventana la vida alocada y el tumulto de las masas. 2:50 a.m. no deseo despertarte, de puntillas me acerco a nuestro lecho de complicidad, ahí donde las batallas de noche terminan en un exhaustivo abrazo, donde las discusiones se tornan en sonrisitas coquetas, disculpas y promesas, donde tus piecitos buscan el calor de los míos y en ocasiones con ayuda de tus piernas se elevan hasta mis oídos para platicarles que esto vale la pena si así continua. Me recuesto nuevamente.

De un mundo ajeno abres tus ojitos adormilados. Alcanzas mi mejilla y la besas tiernamente. Giro en torno a tu cuerpo, quédate completamente desnuda (susurro), alcanzas la conciencia y sonríes como sólo tú sabes hacerlo a sabiendas de lo que quiero. Te despojas de lo que quedaba, de perfil ambos nos acariciamos, preámbulo juguetón del frenesí. Bajas tu mano comprobando que estoy listo por si apeteces el encuentro. Última noche. Se cruzan las miradas, sabes muy bien lo que está por venir, aumentan las pulsaciones. Abrázame, permanece así te susurro, no me vayas a soltar. Mañana es la despedida...

Nota del día...


Ultimamente han pasado varias cosas en mi vidorria. Creo que podría mencionar cada uno de los acontecimientos ocurridos, pero no quiero aburrirlos con eso. Sólo diré que estoy ante una disyuntiva muy severa que me golpea duro las entrañas. Comentabamos un amigo y yo el fin de semana que nos toca vivir unos días durísimos, lo sabíamos de antemano por la decisiones perras que habremos de tomar, tengo que decirle carnal -simio contesta Roberto-. Había olvidado la encrucijada que te arrima de a poco al instante imaginario en donde te quedas con el chipo cerrado para que todo marche igual o abres desmesuradamente lo que llevas cargando por las calles. El deleite de la duda ante lo que proyecta la cabeza. Si tan sólo, si tan sólo... no digas tonteras, le entras o la cobardía ganará la batalla llevándose nuevamente los intentos por el caño...

"Perceptiblemente eufórico"