Au revoir


Sólo por no dejar: pues como dicen por ahí se deben cerrar ciclos para que la comezón de esas cosas no nos tome desprevenidos una vez más. Que la marea se lleve todo a otro puerto y que traiga de vuelta nuevos bríos, inquietudes y espacios por explorar, así no'más.

Ni de aquí ni de allá


La carretera se nos presenta como una posibilidad de renuncia a los lugares comunes, búsqueda constante de la otredad o fuente de exploración connatural en el ser humano. Ni de aquí ni de allá, los desplazamientos geográficos nos conducen a una extensión más de nuestros sentidos, cúmulo de secretos y posibles aperturas. Inquebrantables al paso de las estaciones las rutas de asfalto –algunas- se mantienen estoicas al calor del mediodía y solitarias por las noches; basta poner atención en las piedras y pastizales a sus orillas, cómplices del tiempo que nos arroja una hermandad profunda lejos del desfile de jaulas que es el tránsito vehicular.  El automovilista va y viene dejando atrás ya el silencio que en lontananza permanecía inerte en los espacios blancos de la vida, somos una errata en cada trecho recorrido, ni de aquí ni de allá...

Momentitos


- El orgasmo es la medida de nuestras limitaciones temporales. Nada expresa tan rigurosamente el carácter efímero de las sensaciones y de la vida corporal.

-  El orgasmo es un acontecimiento de orden estrictamente físico; prueba de ello es que dura muy poco y cualquier cosa puede provocarlo.
                                                                               
S.E.

Espacios inhabitables


Ante la imposibilidad del silencio me quejo como un pusilánime sin remedio, soy quejumbroso y qué. Es lamentable cuando gente que no tiene nada en común se reúna para  coexistir por asares del destino, del hastío, de la monotonía en esos graderíos de jolgorio masificados llamados cines. La gran mayoría detesta estar a solas con sus pensamientos, ya sea por falta de práctica o comúnmente –intuyo- se debe a su incapacidad para convivir consigo mismos por temor al resultado de dichas confrontaciones, le sacan al ruedo. Para negarse ante la posibilidad de un silencio comunitario; necesitan como un supositorio ansiolítico: susurrar, platicar, seguir “pineando” en esas prótesis del alma denominadas blackberry, besuquearse, hacer comentarios fofos o simplemente explotar en carcajadas nerviosas a la menor provocación para escapar de sí mismos, seguir a la masa pues, dejando de lado el motivo principal por el cual están postrados allí.
Debería existir un manual sobre comportamiento humano dentro de las salas de cine, algo así como: Apaga tu black pues acá también hay vida atarantado, prohibido el exceso de frotamientos corpóreos (para eso están los moteles), omitir suposiciones del desenlace de la trama de viva voz, omitir preguntas pendejas y comentarios insulsos (ese actor me requeteencanta, ¡mamita!, ¡papito! ¿viste?, ¡Ay! No entendí amor y así), susurrar en la nuca de los ahí presentes, controlar a sus peques con pataditas al asiento, levantarse a media película por el pinche combo para abastecer a la  novia, pero sobre todo una nota al calce: RESPETO POR EL ESPACIO AJENO CABRÓN IRRESPETUOSO.

Imagino lo que pasaría en estos tiempos violentos si hubiera un conato de incendio, un bombazo, un ataque alienígena o alguna circunstancia por las que se tuviera que permanecer indefinidamente encerrado en la sala, todos juntitos y apretaditos como sardinas “conviviendo”, basta decir que el desenlace sería catastrófico. Un poquito de cordura y sentido común sin llegar a ser un monje tibetano sería lo ideal para que todos y cada unos de los presentes salieran contentos por lo proyectado.

Sólo resta recargarme en una quimera para aquellos bienaventurados que vamos de vez en cuando a tratar de disfrutar una película al cine: que exista un horario a eso de las tres de la mañana en lunes para gozar plácidamente como buen espectador lo que la pantalla ofrece, pero quién sabe, a lo mejor por ser la “novedad de horario” se abarrotarán las salas para darle rienda suelta al homicidio colectivo del silencio que tanto estorba en estos tiempos.

Mientras tanto en los 80´s



¿Por qué no has llegado? fue el último pensamiento que recuerdo antes de caer vencido por el sueño al regreso de la primaria. Los pensamientos suelen tornarse tan poderosos mientras uno duerme, acortan distancias, rompen ausencias, imagino que son desprendimientos del alma que busca. Se han convertido en mi activismo mientras vuelves a la esquina de mis vicios. Me gusta pensar así. Me gustas.Te gusto. Me gustas irremediablemente. Me gusta siempre.

Abrí los ojos a eso de las cinco y media de la tarde pues la cortina de la habitación se movía vertiginosamente, como si quisiera cachetearme, entablar un diálogo vespertino, qué se yo. Escalofríos. Recostado, aún adormilado entraba un vientecito muy fino a través de la ventana señalando un punto en la calle pero no lo entendía, no lo ubicaba. Avanzaron los minutos mientras contemplaba la danza de la cortina al ritmo de Laureano/ángel/del/rock/Brizuela que tocaba la radio. Chamaco te habla Nelson alcancé a escuchar por el pasillo que daba a la puerta principal. Uno a uno me puse los panam azules, el short café, la playera gris ocean pacific of course y salté a la reta de los jueves. Pelotazo salver en la jeta de Martín volvía locos de risa al graderío donde Dafneojosverdesdequinceaños me observaba a la distancia provocando excesos en mis movimientos varoniles en la contienda. Barridas, rodillas desechas en el pavimento, punteadita, cepíllala, sácale la uña loco, parado-parado, te caen, te caen, ¡pinches chamacos váyanse a jugar a otro lado ya ni la chingan! espetaba doña Julia que regresaba atiborrada de bolsas del mandado.

Pero no, mi pregunta en pretérito punzaba cada vez más en el pecho, ni la bella Dafne, ni la cáscara, ni las flans, ni el tío Gamboin, ni los calabozos y dragones, ni la ignorancia de corre GC corre dejaban de lado mi terrible aflicción. Ya había pasado casi una semana de nuestro último encuentro a escondidas de mis jefes. ¡Oh! extraño tanto la dulce sensación, encuerarte de a poco, llevarme cada uno de tus recovecos a la boca, humedad, descubrir mis preferencias a partir de ti. El pitido de la combi amarilla abrió paso por media calle-cancha, se detuvo en el lugar acostumbrado, hacías acto de presencia nuevamente. De hoy no pasa -me dije- mientras las retinas se posaban allá en la esquina de nuestros encuentros. Salí disparado a casa, me bañé en chinga. Entre aromas de nalgas sudadas, ardores de rodilla, caprice y jabón escudo me dieron las siete.

Vueltas y vueltas en la habitación, ya iban a dar las ocho de la noche para emprender la caminata conocida y consumar mis fechorías como todos los jueves. Asomé la vista a la sala, mi jefa estupefacta con mi padre no cabían de asombro a lo que Jacobo denominaba la catástrofe más devastadora en la historia del país. No, no me importaba pues eso ocurría en un mundo paralelo y lejano a mis deseos, en otra galaxia. Luces  multicolor bajaron del mismísimo cielo cuando mi jefecita dijo: agarra la bolsa y vámonos. Ahí iba yo pues entre aturdido, corazón en mano y el objetivo en la mirada al borde del precipicio.  La bolsa se iba llenado de jamón, bolillos recién saliditos, titán de grosella, cajetilla de raleigh que Don Rube iba depositando al calor de las noticias imperantes del día. Qué desgracia le decía a doña Violeta. A veces, sólo a veces despierta algo en el amanecer que también despierta el impulso de atraparlo. Allí estabas formadito en una hilerita de ensueño, chingue su madre ahora o nunca. Un mal paso en reversible me hizo caer esparciendo el paquetito de sugus que me había llevado a la bolsa. ¡Pinche chamaco! ¡mira no más lo que me faltaba! ¡qué vergüenza! disculpe usted Don Rube ya ve cómo son estos escuincles, ahorita vas a ver cabrón cuando lleguemos a la casa, vas a ver. En fin, los trayectos hacia el pasado suelen ir acompañados de un jalón de patillas hasta el lugar común de las añoranzas perdidas…

Untitled


Por acá un dibujito de mi manufactura que bien podría ir acompañado de un breve texto. En fin, en ocasiones las imágenes hablan por sí solas.


Abrir la llave


Fret for your figure and
Fret for your latte and

Fret for your lawsuit and
Fret for your hairpiece and
Fret for your prozac and
Fret for your pilot and
Fret for your contract and
Fret for your car.
It's a Bullshit


Time to bring it down again.
Don't just call me pessimist.
Try and read between the lines.

Windows vs Cats



Tengo el gusto de fotografiar ventanas, pienso en lo que hay al interior de ellas y en lo que puedan develarme al descargar su imagen en el monitor, intrigante siempre intrigante. Los descubrimientos importantes le llegan a uno en los lugares más inesperados y en las circunstancias más insólitas que podamos alguna vez imaginar. Me ocurrió en la reunión en casa de un amigo. Entre música, cervezas y tabaco la mirada de aquel gato tras la ventana me hizo pensar que son agentes de correspondencia, el cartero que le dicen –raza en peligro de extinción-. Tal descubrimiento lleva un golpecito de sorpresa, pues no estamos habituados a mirar felinos con un costal tocando a la puerta y mucho menos pensamos hacerlos confidentes de nuestros aciertos y desgracias para que lleven tatuadas nuestras palabrerías por el mundo.

Por lo tanto caigo en contradicción pues los percibo afables y ariscos, dignos de confiabilidad y huraños, y en muchas otras ocasiones hasta prepotentes. La noche se aleja cuando los tragos terminan por embriagarnos o el insomnio gana terreno, y es entonces que tal estado puede cobijarnos  para  develarle nuestros secretos, hablarles quedito, experimentar la quinestesia en la contorsión que ofrecen con la imagen de una calle vacia a donde llevarán tus recovecos ruidosamente en el interior con un silencio exterior, tumbas ambulantes del mundo. Sí, la particularidad felina hacia la libertad y las andanzas de azotea en azotea me deja en entredicho que la vida es cualquier cosa que podamos imaginar menos una calle de una sola caricia...

La otra vez




¿Te has sentido el personaje de un relato que no se debe contar?. Como dar vuelta en la esquina de las memorias por si acaso queda algo que podamos habitar al menos con la mirada. Cúmulo de imágenes, trastabillamos, caminar entre escombros. Huir. Un mes ya es pasado, se le escapó a mi amiga mientras caminábamos.

Me pasa



De tiempo para acá, las ideas interesantes me llegan cuando estoy cagando. Es  triste, pero si. Pareciera contradictorio que mientras tiro la basura allí sentadito como esperando sentencia, imaginarios llegan de algún rincón a iluminar mi cerebro. Ni lápiz y mucho menos papel (excepto el que está a la mano para perfumar la hendidura) llevo a la mano como precaución por si algo ocurre. Quién en su santo juicio puede escribir el poema perfecto, la frase clave, el inicio de un cuento de veras chingón si te encuentras atorado entre retortijones de barriga dice mi abuela, pujidos y aromas exóticos de gastronomía hogareña.

Me dan ganas de salir corriendo para anotar la iluminación divina, pero estamos de acuerdo que esos minutitos son sagrados para cualquier esfínter acongojado; dejando de lado lo ridículo que me vería trastabillando todo pelado hacia mi recámara. No, no se debe sacrificar dichos rituales pues resultan ser un insulto a la digestión. Todo a su  debido tiempo, me digo. Por lo tanto, intento retener las ideas lo mejor que puedo, pero  ¡pluf! me rindo al motivo por el cual estoy sentado y todo resulta ser un verdadero desastre.

Me pongo a pensar en cuantas frases he perdido en aquellos menesteres, cuantas buenas intenciones por redactar, por hacer del pensamiento algo permanente en el papel se me han escapado, tal vez sean disparates para denotar que escribir de vez en cuando no es una pérdida absurda de tiempo o en el peor de los casos me reconforta imaginar que son simples ideas sin trascendencia alguna por la forma y el lugar en que se generan. Ideas de caño.

Y es cuando salgo del baño que una nebulosa se apodera de mi, no hay nada que haga revertir tal efecto. Todo es borroso, la magia se  pierde bajo el sombrero, todo queda sin aparente sentido, sin hilación, en pausa. Ni hablar, mañana otra cagadita traerá de vuelta a las musas o de plano me hago a la idea de que las  próximas visitas al trono serán mi confidente hacia el olvido...

Top aforismo

Aquí una recopilación para cuando las ideas se evaporan en la mente o andas falto de tiempo (común denominador en la actualidad) y deseas compartir el sentimiento:
Para reafirmar la egolatría: 
Cualquier cosa que le des a una mujer ella hara algo fabuloso dale un esperma y te dara un bebe, dale una casa y te dara un hogar, dale alimentos y te hara una exquisita comida, dale una sonrisa y ella t dara su corazon, ella multiplica todo lo que le des ...Asi que si le das problemas, preparate CABRON!!!!!!! PORQUE TE HARA UN DESMADRE!!!jajajaja, PEGA ESTO EN EL MURO DE TODA GRAN MUJER ; CHINGONA.....
Para precavidos:
cuando te conosi tuve miedo de hablarte...cuando te hable tuve miedo de quererte...cuando te quise tuve miedo de amarte...y ahora que te amo tengo miedo de perderte...
Añoranzas:
Cuando era niño no tuve blackberry, ni Wii, ni Play 3, ni Xbox. Yo jugaba las escondidas, stop, quemados. La hora de irme a mi casa era cuando oscurecía y mi mamá no me llamaba al celular, gritaba:YAAA METETE!!! Jugaba con mis amigos en vez de chatear, no existía gel antibacterial, y jugábamos con tierra! Que infancia mas hermosa! Pega esto en tu muro si tomaste agua de una MANGUERA y aún así SOBREVIVISTE.......
Denuncia ciudadana:
Nací y crecí en un lugar donde se dice "ala madre" y "pero te peinas cuñao", donde se almuerzan gordas y picadas, donde el arroz con pescao y las mariscadas reunen a las familias. Donde vamos a la playa a chelear hasta el amanecer. iYo soy de VERACRUZ, SI SEÑOR!! Y ORGULLOSO DE SER JAROCHO! (CRUZADA X LA PAZ EN VERACRUZ ) Que navegue en todos los muros VERACRUZANOS! ¡¡No violencia!! ¡¡Basta!!
Melancolía:
Se fueron demasiado pronto... o se fueron simplemente ....Cuando volteamos al cielo nos gusta pensar que miran por nosotros. A menudo nos acordamos de ellos...por la mañana..por la noche mirando las estrellas, la luna..una fecha..una canción.. un lugar..un olor...un bonito momento..En memoria de los que nos dejaron. Copia esto en tu muro si extrañas a alguien que hoy te mira y te cuida desde el cielo..!!!
Advertencia:
PESIMAS NOTICIAS: Investigaciones médicas científicas han revelado los efectos del alcohol y resulta que: Brandy+Hielo = daña el riñón! Tequila+Hielo = daña el hígado!..Whisky+Hielo = daña el corazón! Vodka+Hielo = daña el cerebro!.Al parecer el pinche hielo es el que daña todo.Y tan inofensivo que se ve el cabrón....
Forever and ever:
esta amistad termina cuando:Don Ramón pague la Renta.... Cuando a un viejito se le pare,sin que se infarte.... Cuando el Coyote agarre al Correcaminos.... Cuando Silvestre se coma a Piolin..... y cuando Pinki y Cerebro conquisten el mundo creeess que termine??PASALO A TUS VERDADEROS AMIGOS ♥ ♥
 Miss simpatía:
Ante mis ojos y los de muchos otros... tú eres una de las mujeres más queridas en Facebook. Selecciona a 15 de las mujeres más lindas en tu lista de contactos; si tú recibes esta distinción más de una vez, querrá decir que tú eres excepcionalmente querida. Copia y pega este texto en los muros de las 15 amigas más ♥ lindas que tengas! :)♥
Nota: Extraidos tal cual, está por demás indicar la fuente de tal sabiduría.

Gatitos de angora

"La diplomacia es un arte complejo y sutil que los inadaptados sociales admiramos desde lejos, como intrusos harapientos en un baile de gala". Así inicia un pequeño artículo leído horas después de haber entregado la papelería necesaria para denotar lo que vale uno en el mundo. Mezquino resulta pensar que un manojo de papeles representa todo cuanto eres. Actuar camaleónicamente como letra de cambio en estos casos suele ser lo más natural pues. Así que la miré con cierta  molestia, puesto que observaba el histrionismo de aquellos desplantes ejecutados con desdén para los que allí concurrían minutos antes. Pinche chamaca pendeja (clásico burocrático) me dije.

Buenos días señorita, vengo a dejar la documentación que me solicitaron. Ajá si, ¿trais todo lo que te pidieron?. Asi es. Porque si no lo trais no te recibo nada (con la miradita  minimizadora como si estuviera en la antena  de la Latino observando el hormiguero que es la vida desde aquella altura). Si gusta la revisamos para que no haya problema. Mmmm ¿no me dijiste que la trais completa?, si pero la revisamos para corroborar. Con jeta, uno a uno sacaba los pormenores de mi estancia en este mundo: Si, si, si, ok, ok, está bien, si, si, palomita-palomita-palomita en los espacios vacios. Oiga una pregunta. Permíteme (contestaba el teléfono) bla,bla,bla,bla. Ahora si dime; pues resulta que la duda que tengo, pérame un segundito. Acto seguido se levantó de la silla y caminó por el pasillo mostrando las carnes a la flota; la cual alzaba su ego por las nubes con lascivas miradas al nalgatorio y el febril buenos días, ¿cómo está licenciado? muy bien y usted, oiga que bien se ve el día de hoy chula, más días como estos, no le digo usted hace las mañanas más  disfrutables, ay Lic. ja-ja-ja jo-jo-jo (ya se sabe, el elogio de poca monta es el arma más eficaz para desarmar y reafirmar a la mujer promedio).

Casi veinte minutos transcurrieron para que miss oficina  apareciera contoneándose hacia su lugarcito. Dígame. Fingir gentileza, o mejor aún, fingir aprecio en estos casos suele funcionar, pero quienes representamos mal esos papeles ya sea por inseguridad o misantropía (defectos que suelen ir de la mano),debemos abstenernos de interpretarlo, porque la gentileza forzada  hiere más que ningún desaire y concita las peores enemistades, menciona el artículo que leía. Ah si, tus papeles verdad?. Ajá. Pues si, ya están todos en orden. ¿Y luego que sigue señorita?, pues no sé que te hayan dicho. Es lo que iba a preguntarle hace un mometo. Permíteme (teléfono) ah si bla,bla,bla, je-je-je. Pues mira mi función es solo recibir documentos, lo demás es en recursos inhumanos. Está bien señorita, mientras anotaba éste recadito:

Jefe le deje la documentacion de la lisitacion en el folder sobre su escritorio. Voi a comer :) atte Wendy

Llega el jefe, me saluda y paso a su oficina. Al interior todo resultó educación, ir al grano y listo. Abre la puerta miss oficina: jefe voy a comer regreso en una hora. Nada de comer hay muchas cosas que hacer y no me has entregado lo que te pedí hace tres días. Ya se lo dejé en el fólder negro. No mamacita ésta no es, requiero la del mes pasado. Despedidas protocolarias. Salí y de reojo como con una bengala en el rabo miss oficina al teléfono: buenos días en qué le puedo servir. Cada chango a su mecate. Caray pinches gatitos de angora, pensé.

Yellow


Caminas por la calle pasadas las ocho de la noche y te encuentras de frente un globo trastabillando de aquí para allá simulando uno de esos días en los que te has puesto hasta la madre de briago ronroneando sin rumbo aparente. Lo tomas entre tus manos, es de un amarillo huevocanariocalabazadebebé y recuerdas -entonces- aquellos días en los que tus jefes te compraban uno cuando ibas al parque o cuando escuchabas entre alharacas de las fiestas familiares el pitido del "globero" atravesando la cuadra.

Entre el gentío un niño viene en dirección tuya con los ojos a punto del llanto, se detiene, te observa arremangándose el moco salado que baja hacia su boca. Sonríes, obsequiándole su extravío en pretérito, mientras tu mente se aloja en la infancia y sientes que algo va cambiando en tí como cuando agitabas el cordón que pendía de aquellos globos que golpeabas una y otra vez en repetidas ocasiones hasta el infinito. Te intriga, será que aquella sensación hace mucho que la has perdido o será que ya no estás en la primaria y que en la vida las cosas no son tan simples o ya no es tan fácil para tí notarlas.

Te toma la mano y como letra de cambio te regala un dulce, asientes con la mirada. Sale disparado, se pierde. Prosigues tu camino, encueras el dulce y te lo llevas a la boca. Vuelves la vista, lo observas a la distancia sin pizca de congoja, recapitulas el instante pues el reflejo del charco te dice que ya no eres el mismo...

Diálogo de estación...


RN: Al ceeeentro chingada maaadre!! nos'tan viendo
RN: No dejan salir ni entrar, ya ni la chiiiingan
RN: Parecen animales, jálenle al ceeeentro chingada maaaadre!
CC: Ya bájele ruuuuuca...
RN: A la chingaaaaaada piiiinches chamacos
RN: Pinche gente "tercercultista", no hay educación
RN: Como pinches animaaaaaales en la puerta, en el centro caben hasta treiiiiiinta cabrones
CC: Yaaaaaaaa ruca, lo que le hace falta es un levantón de patas pa'que le bajen la neura...

RN (ruca neurótica)
CC (chamacos castrosos)

Deshoras



¿Por qué tenemos que quedarnos todos tan solos? Pensé. ¿Qué necesidad hay? Hay tantísimas personas en éste mundo que esperan, todas y cada una de ellas, algo de los demás, y que, no obstante, se aíslan tanto las unas de las otras. ¿Para qué? ¿Se nutre acaso el planeta de la soledad de los seres humanos para seguir rotando?
H.M.

Nota:
Coloco el par de artefactos como ventosas en las orejas, me pierdo en la oscuridad silenciosa de la habitación. Tomo conciencia, respiro profundo, me concentro. Inhalar/exhalar actividad imperceptible en el ser humano, la cual, nos va modificando a cada paso. Recurro a los latidos del corazón. ¿Alguna vez has escuchado detenidamente los latidos de tu corazón?. Me refugio en las pulsaciones que el baumanómetro sensorial marca. Respiro. Todo es quietud. Las exhalaciones se confunden con cada golpe en el pecho, algo así como una melodía del más allá. Es maravilloso el sonido de sabernos vivos. Descubro mi sentir, oscilo en mis adentros. Latiendo, latiendo. Así te exploro, así te encuentro, así llego hasta ti.

Diálogo de ruptura

- No es tanto que ya no sepamos
- Sí, sobre todo eso, no encontrar
- Pero acaso lo hemos buscado desde el día en que
- Tal vez no, y sin embrago cada mañana que
- Puro engaño, llega el momento en que uno se mira como
- Quién sabe, yo todavía
- No basta con quererlo, si además no hay la prueba de
- Ves, de nada vale esa seguridad que
- Cierto, ahora cada uno exige una evidencia frente a
- Como si besarse fuera firmar un descargo, como si mirarse
- Debajo de la ropa ya no espera esa piel que
- No es lo peor, pienso a veces; hay lo otro, las palabras cuando
- O el silencio, que entonces valía como
- Sabíamos abrir la ventana apenas
- Y esa manera de dar vuelta la almohada buscando
- Como un lenguaje de perfumes húmedos que
- Gritas y gritabas mientras yo
- Caíamos en una misma enceguesida avalancha hasta
- Yo esperaba escuchar eso que siempre
- Y jugar a dormirse ente nudos de sábanas y a veces
- Si habremos insultado entre caricias el despertador que
- Pero era dulce levantarse y competir por la
- Y el primero, empapado, dueño de la toalla seca
- El café y las tostadas, la lista de las compras, y eso
- Todo sigue lo mismo, se diría que
- Exactamente igual, sólo que en vez
- Como querer contar un sueño que después de
- Pasar el lápiz sobre una silueta, repetir de memoria algo tan
- Sabiendo al mismo tiempo cómo
- Oh si, pero esperando casi un encuentro con
- Un poco de más mermelada y de
- Gracias, no tengo

Julio Cortázar